En sesión ordinaria de Cabildo, la regidora Elvira Villarreal Torres expresó su preocupación por la intención que anunció el alcalde Marco Antonio Bonilla sobre poner en marcha el programa denominado “Formando Corazones” en las escuelas públicas del municipio.

Se pronunció para solicitarle al alcalde información oportuna y debate sobre esta propuesta y pidió que el cuerpo edilicio sea informado sobre los pormenores del apoyo que pretende brindarse a la asociación “Formando Corazones”.

El pasado 20 de octubre del año en curso, durante la sesión ordinaria del Comité de Prevención y Atención a la Violencia Familiar y de Género, el alcalde Marco Antonio Bonilla comunicó el interés de esta administración de implementar el programa educativo denominado “Formando Corazones”, en las escuelas del municipio de Chihuahua, recordó.

“En esa misma reunión le hice saber al presidente municipal que por ser un tema de interés de las organizaciones de la sociedad civil en las que he colaborado, desde tiempo atrás hemos dado seguimiento puntual a dicho programa, así como a la organización que lo promueve y lo aplica, y que contamos con evidencia de que se trata de un programa que reproduce estereotipos de género y propicia la vulneración de derechos a niñas, niños y adolescentes”, precisó.

Señaló además que el programa tiene como antecedente el programa “Saber Amar” que inició en escuelas privadas en el año 2012 y posteriormente se ha introducido a escuelas públicas en los niveles de preescolar, primaria, secundaria y bachillerato.

Originalmente el programa fue auspiciado por Vida y Familia, A.C. y en la actualidad recibe apoyo financiero por parte de la Fundación del Empresariado Chihuahuense y de otras asociaciones como Gonzalo Río Arronte I.A.P., además de ser beneficiado con recursos públicos, apuntó la regidora.

Según la información publicada en su propio sitio web, “Formando Corazones” es un programa académico integral de afectividad y sexualidad, que ha producido 14 libros con los que se imparten cursos a estudiantes y docentes, incluyendo una guía para padres y madres. No obstante, dicho programa no cuenta con la autorización expresa de la Secretaría de Educación Pública para su difusión en las escuelas, por lo que ese trabajo representa una violación flagrante a la Ley General de Educación, señaló.

“Por otro lado, violenta principios establecidos en el artículo tercero de la Constitución General de la República, el cual ordena que la educación impartida por el Estado, además de obligatoria, será universal, inclusiva, pública, gratuita y laica. Por ese mandato constitucional la educación debe basarse en el respeto irrestricto de la dignidad de las personas, con un enfoque de derechos humanos y de igualdad sustantiva”, enfatizó.

Indicó que el programa “viola el principio de inclusión y el respeto a la diversidad, ya que ignora e invisibiliza la diversidad sexual y de género de las personas y además minimiza la violencia sexual de niñas y adolescentes en inminente riesgo de embarazos no deseados”.

También manifestó que los planes y programas de estudio que se impartan en todos los niveles educativos, en todos los centros escolares, deben tener perspectiva de género y una orientación integral, por lo que es imperativo que se incluyan la educación sexual y reproductiva.

“Como lo dice la Constitución y las autoridades de todos los niveles Gobierno, tenemos la obligación de velar porque estos principios se acaten y se respeten”, indicó.

Dejó en claro que la escuela pública no puede ser colonizada por grupos con intereses particulares que vayan en contravía de los derechos fundamentales de todas las personas.

La regidora señaló que, pese a que en reuniones previas se había realizado el compromiso de plantear el tema con el director del DIF Municipal, Mario Eduardo García, hasta el momento no se ha concretado una reunión.