Maru Campos Galván se convertirá en la primera gobernadora de Chihuahua este miércoles 8 de septiembre, pero, lejos de provocar júbilo entre las organizaciones de la sociedad civil que se han dedicado durante décadas a combatir la violencia de género en este estado emblemático por visibilizar el feminicidio, el arribo de la panista genera temor y desesperanza porque saben que podría haber retroceso en la conquista de políticas públicas que benefician los derechos humanos de las mujeres.

El temor y la desesperanza que sienten los grupos feministas de Chihuahua no son gratuitos. Maru Campos los sembró a pulso durante su campaña. Entre muchas promesas antiderechos que hizo, está la creación de la Secretaría de la Familia. Por supuesto se refirió siempre a la familia tradicional. Sin recato, advirtió que durante su Gobierno no habrá matrimonios igualitarios porque la población de la diversidad sexual apenas llega al uno por ciento y por tanto no hay razón para legislar en favor de una minoría.

Todavía no asume el cargo y ya empezó a cumplir sus promesas antiderechos. En la “Reingeniería de la Administración Pública del Estado de Chihuahua” que le acaba de aprobar el Congreso del Estado agregó el concepto “Atención a la Familia” al nombre de la Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres Víctimas del Delito por Razones de Género (FEM). También degradó al Centro de Justicia para las Mujeres (CEJUM) al reducirlo a unidad administrativa de la FEM, cuando el Movimiento Estatal de Mujeres impulsó una iniciativa de ley para descentralizarlo, con el fin de que tenga autonomía presupuestaria.

Durante la campaña electoral, sus principales voceros fueron sacerdotes que desde el púlpito advirtieron que votar por candidatos que favorecen el aborto es pecado. Así que durante los próximos años ni en sueños habrá en Chihuahua una ley que apruebe la interrupción del embarazo.

LOS PENDIENTES

Cuando llega una nueva administración gubernamental, lo normal es que la sociedad civil organizada presente su agenda de propuestas para avanzar en las políticas públicas. Esta vez no fue la excepción. El Movimiento Estatal de Mujeres convocó a las y los candidatos a la gubernatura a una reunión donde presentó su agenda. Por parte de Maru Campos asistió Margarita Blackaller, directora del Instituto Municipal de las Mujeres en Chihuahua.

La agenda es muy amplia. Aquí algunas de las propuestas más importantes:

  • Que la FEM amplíe sus servicios a todo el estado porque hay municipios que no cubre. Para ello requiere más recursos.
  • Que el presupuesto estatal para políticas públicas en beneficio de los derechos humanos de las mujeres sea irreductible y progresivo
  • Diseñar un Plan Estatal de Capacitación Continua para sensibilizar y capacitar en perspectiva de género y derechos humanos de las mujeres a todas las personas servidoras públicas, empezando con las de primer nivel
  • Concluir la construcción del CEJUM en Cuauhtémoc e impulsar la creación del CEJUM en Hidalgo de Parral
  • Que la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAVE) tenga plena autonomía técnica y de gestión
  • Que el Instituto Chihuahuense de las Mujeres de continuidad a los programas de Igualdad, Atención a la Violencia, Acoso Laboral y Embarazo Adolescente
  • Inclusión de la perspectiva de género en los planes educativos de todos los niveles
  • Crear un programa especial para atender a las mujeres víctimas de desplazamiento provocado por diversos delitos.
  • Erradicar la muerte materna y el embarazo en adolescentes.

Sin embargo, en esta ocasión, las organizaciones de mujeres saben que no sólo tendrán que impulsar su agenda, sino también luchar para que no haya retrocesos en las políticas públicas que ya lograron crear.

LOS AVANCES

Y es que Chihuahua es uno de los estados que más avances tiene en políticas públicas que respetan y promueven los derechos humanos de las mujeres.

Fue aquí, particularmente en Ciudad Juárez, donde la feminista Esther Chávez Cano visibilizó el homicidio de mujeres que luego se le nombró feminicidio, a principios de los noventa. Por eso Chihuahua cuenta con organizaciones feministas especializadas en litigio estratégico nacional e internacional.

Fue aquí donde se creó por primera vez una Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres Víctimas del Delito por Razones de Género (FEM). También fue aquí donde se legisló primero contra la violencia de género.

Chihuahua cuenta con dos Centros de Justicia para las Mujeres (CEJUM), uno en la capital del estado y otro en Ciudad Juárez. Está en construcción otro en Cuauhtémoc

El Instituto Chihuahuense de las Mujeres atienden a víctima de violencia familiar en once Centros de Atención a la Violencia contra las Mujeres (CAVIM) que se ubican en distintos municipios del estado.

Existen varios refugios para mujeres víctimas de la violencia, tanto en la zona urbana como rural

Chihuahua es el único estado que ha diseñado e instrumentado las Auditorías de Género, propuestas por la Organización Internacional del Trabajo, principal estrategia para institucionalizar la perspectiva de género en una dependencia.

El Plan Estatal de Desarrollo del Gobierno del Estado incluye la perspectiva de género de manera transversal.

Chihuahua se ubica como uno de los estados con más avances en planeación y gestión en programas de igualdad entre mujeres y hombres, conforme a los indicadores de la Plataforma Rumbo a la Igualdad que coordinan ONU Mujeres y el Instituto Nacional de las Mujeres.

El Gobierno estatal tiene institucionalizada la perspectiva de género en el sistema hacendario y con ello garantiza su integración en todo el proceso presupuestal, desde la planeación hasta la operación de todos los programas.

La Cuenta Pública Estatal incluye la rendición en el uso de los recursos destinados a la igualdad entre mujeres y hombres.

Con el apoyo del Alto Panel para el Empoderamiento Económico de las Mujeres de la ONU se integró el Grupo Estatal para el Empoderamiento Económico de las Mujeres, primero en su tipo en el país.

Mujeres de todos los partidos políticos impulsaron desde aquí la paridad electoral.

LOS ÍNDICES DE LA VIOLENCIA

Aunque Chihuahua ha avanzado en políticas públicas para prevenir y combatir la violencia de género, esta entidad, igual que en el resto del país, tiene altos índices de homicidios, violencia familiar, violación sexual y otros delitos contra mujeres.

Por eso es que la Secretaría de Gobernación decretó el mes pasado, el 16 de agosto, la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres por Violencia Feminicida para los municipios de Juárez, Chihuahua, Guadalupe y Calvo, Cuauhtémoc e Hidalgo del Parral.

El informe que elaboró el Grupo de Trabajo cuenta con un apartado en el que detalla la estadística sobre violencia de género que registra el estado de Chihuahua.

De acuerdo con información del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Chihuahua se coloca en el sexto lugar a nivel nacional en el número de feminicidios registrados de enero a junio del 2021, con un total de 22 casos y una tasa de 1.14 por cada cien mil mujeres, muy por encima de la media nacional de 0.75. Juárez es el cuarto municipio con mayor número de feminicidios a nivel nacional, con una tasa de 1.22 por cada cien mil mujeres. Con la misma tasa, el municipio de Chihuahua ocupa el séptimo lugar.

Chihuahua se ubica a nivel nacional en el número tres con 137 homicidios dolosos contra mujeres, de los mil 391 homicidios registrados a nivel nacional. Por la tasa que registra, Chihuahua ocupa el segundo lugar con una tasa de 7.08 víctimas de homicidio doloso por cada cien mil mujeres. Se sitúa en el grupo de entidades federativas que rebasan el promedio nacional de 2.11 víctimas.

En cuanto a la violencia familiar, el estado se ubica en sexto lugar, con una tasa de 164.1 casos por cien mil mujeres, por encima de la media nacional de cien casos.

En el delito de violación sexual, Chihuahua reporta una tasa superior a la media nacional, con 8.1 por cien mil mujeres, siendo el segundo estado con la tasa más alta.

Chihuahua se encuentra a nivel nacional en el número uno en llamadas de emergencia relacionadas con incidentes de violencia contra las mujeres, con un total de 27 mil 191 entre enero y junio de 2021. De esas llamadas, 338 fueron por abuso sexual, 577 por hostigamiento sexual y 140 relacionadas por el delito de violación.

Chihuahua ocupa el onceavo lugar en llamadas de emergencia relacionadas con violencia de pareja, con cuatro mil 539 entre enero y junio de 2021. Y el noveno lugar en llamadas relacionadas con violencia familiar, con 15 mil 005 en el mismo periodo.

MUJERES AL PODER

Además de tener a una mujer el frente del Gobierno estatal, Chihuahua contará con paridad electoral en el Congreso del Estado, con 17 mujeres y 16 hombres.

Las 17 diputadas que ya tomaron protesta son seis del PAN, cinco de Morena, dos del PRD, dos del PRI, una del Partido del Trabajo y otra de Movimiento Ciudadano.

El número de alcaldías en manos de mujeres disminuyó de 17 a 12. Apenas la quinta parte de los 67 municipios que tiene el estado de Chihuahua. Asumirán seis alcaldesas del PRI, tres del PAN, una del PAN-PRD, una del PRD y una más de Morena-PT-Nueva Alianza.

En cambio, el número de sindicaturas que estarán a cargo de mujeres aumentó de 37 a 41. Dos terceras partes de los 67 municipios. Llegarán 17 síndicas del PRI, siete del PAN, cuatro del PAN-PRD, cuatro de Morena, cuatro de Morena-PT-Nueva Alianza, tres de Movimiento Ciudadano y dos del Verde.

De los nueve escaños que tiene Chihuahua en la Legislatura federal, en esta ocasión siete de ellos serán ocupados por mujeres.

Además, todos los municipios tendrán Ayuntamientos paritarios con igual número de hombres y mujeres en las regidurías.