La carta de César Duarte que publicó El Diario en contra del gobernador Javier Corral funcionó perfectamente como “Cortina de Humo” para minimizar el impacto mediático del desistimiento que hizo la Fiscalía Anticorrupción en favor de la gobernadora electa, María Eugenia Campos.

El contenido de la carta, abiertamente cínico y descarado, no sorprende a nadie. Ya lo esperábamos. Hace rato le están pavimentando el regreso al exgobernador. Al menos eso intentan.

Ni modo que Javier Corral, sin pruebas, controle a los tribunales mexicanos y estadounidenses hasta lograr la detención y el encierro de César Duarte. El exgobernador abusa de su soberbia. Ofende la inteligencia de las y los chihuahuenses.

El colmo del cinismo es la acusación que hace César Duarte contra Víctor Quintana, hombre íntegro que incomoda a mucha gente poderosa, particularmente de la próxima administración. No lo amedrentan. Víctor seguirá en la política de izquierda le pese a quien le pese.

Lo más ruin es que haya personas que secunden la carta de Cesar Duarte con tal de denigrar a Javier Corral y a Víctor Quintana.

Tampoco sorprende el desistimiento de la Fiscalía Anticorrupción. Sólo que algunas personas pensábamos que sería después de la toma de protesta de Maru Campos.

Por mucho que Gema Chávez presumió que llegaría hasta las últimas consecuencias, la verdad es que desde la campaña electoral fue obvio que el Ministerio Público de la Fiscalía Anticorrupción se prestó para que la Defensa lograra diferir las audiencias para que Maru Campos no enfrentara una segunda vinculación a proceso penal.

Ya podemos imaginar la presión que deben haber tenido los empresarios para desistirse de la acusación que hicieron en contra de la exalcaldesa. ¿Y a Gema cómo la convencieron?

Porque los datos de la acusación se publicaron ampliamente y se supone que Gema hizo una investigación exhaustiva donde obtuvo pruebas contundentes:

La causa penal 3022/2020 se derivó de los resultados que entregó la Auditoría Superior del Estado al revisar cuentas públicas correspondientes a su gestión en la Presidencia Municipal de Chihuahua.

Según la investigación que hizo el Ministerio Público, Maru Campos recibió un millón 300 mil pesos por parte de empresas, entre 2017 y 2018, cuando fungía como alcaldesa de Chihuahua, a cambio de adjudicarles contratos para limpieza y mantenimiento de camellones, parques y jardines municipales.

De acuerdo a la causa penal, cinco compañías estaban vinculadas entre sí y simularon competencia en los procesos de licitación: Edificación y Construcción P&G S.A. de C.V., Gesam Soporte Integral S.A. de C.V., Asesoría Alta Gestión Preser S.A. de C.V., Asesores y Consultores SAC S.A. de C.V. y Praga Planeación y Edificación S.A. de C.V.

De acuerdo a la investigación, en 2018 tres de esas empresas obtuvieron contratos por cinco millones 308 mil 815 pesos. En 2017 las otras compañías del grupo ganaron adjudicaciones por 7 millones 884 mil 331 pesos.

Testigos declararon a la Fiscalía que durante 2017 y 2018 Maru Campos recibió varias mensualidades que suman un millón 319 mil 314 pesos, esto es, el diez por ciento de los montos de los contratos.

La indagación arrojó también que Maru Campos utilizó una tarjeta de crédito perteneciente a una empresa para solventar gastos personales en ciudades de México, Estados Unidos, Italia y Francia, con cargos de aproximadamente un millón de pesos.

Con seguridad, cuando asuma el próximo fiscal general vendrá el desistimiento del Ministerio Público en el caso de la nómina secreta. Igual que esta vez. De manera burda. Sin el menor recato. ¡Muera el Rey, Viva la Reyna!