“En Chihuahua no vamos a dar un paso atrás, tenemos la obligación de cumplir las recomendaciones”, expresó Anabel López Sánchez, directora general para la Promoción de una Vida Libre de Violencia e Impulso a la Participación Política de las Mujeres del Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES), durante la Declaratoria Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres en Chihuahua.

A continuación el discurso de la funcionaria:

La Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres en el estado de Chihuahua era una deuda pendiente para el Estado mexicano, considerando los antecedentes de la grave violación de derechos humanos de las mujeres que aquí viven y transitan.

La vulneración sistemática de derechos humanos hacia las mujeres han derivado en diversas recomendaciones nacionales e internacionales emitidas al Estado mexicano, al estado de Chihuahua y sus municipios, lo cual demanda atender la grave situación de violencia por razones de género. 

La Alerta es un mecanismo de protección de derechos humanos y en el Instituto Nacional de las Mujeres damos la bienvenida a este mecanismo para Chihuahua, dirigido a detener la última expresión de la violencia contra las mujeres: la violencia feminicida.

Hoy es un día muy emotivo porque lo que aquí vivían las mujeres y las niñas fue caracterizado, descrito, nombrado y visibilizado a nivel nacional e internacional.

Lo que aquí vivían, fue conceptualizado en nuestra Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. Aparece en esta ley, la definición de violencia feminicida e inmediatamente después, la definición de Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres. Pero Chihuahua no tenía una declaratoria de Alerta hasta hoy.

El Instituto Nacional de las Mujeres reconoce a las organizaciones de la sociedad civil y a las víctimas que han emprendido una lucha constante de años para visibilizar y exigir los derechos humanos de las niñas y mujeres chihuahuenses que han sido víctimas de la violencia patriarcal. Como resultado de su exigencia y persistencia, la mirada nacional e internacional se ha colocado en Chihuahua y hoy estamos aquí.

La Alerta de Violencia de Género se solicitó en junio de 2019 por parte de las Comisiones Nacional y Estatal de Derechos Humanos para los municipios de Chihuahua, Juárez, Cuauhtémoc, Hidalgo del Parral y Guadalupe y Calvo. Para ello se conformó un grupo de trabajo integrado por personas representantes de CONAVIM, CNDH, INMUJERES, el Instituto Chihuahuense de las Mujeres, dos académicas representantes del ámbito nacional y dos del ámbito local. Este grupo tuvo a bien invitar de manera permanente a la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas y a la Comisión Estatal de los Derechos Humanos del estado de Chihuahua.

El trabajo que realizó este grupo para construir el Informe no fue fácil. Revisaron información brindada por las autoridades, se revisó mucha bibliografía, se llevaron a cabo aproximadamente 60 sesiones y reuniones de trabajo con autoridades federales, estatales, municipales y representantes de la sociedad civil para recopilar información relevante y suficiente que les permitiera analizar los diferentes hechos, situaciones y normas jurídicas que rigen en el estado de Chihuahua y sus municipios.

Distingue a este informe de otros, la metodología implementada, acorde con los indicadores para el seguimiento de las recomendaciones del comité de expertas y expertos del mecanismo de seguimiento de la Convención Belem do Pará. En este informe se identifica la competencia de las autoridades en los tres órdenes de Gobierno y los tres Poderes.

Para cada uno de los cinco municipios se realizó un análisis profundo y se elaboraron un conjunto de propuestas que atienden las condiciones diferenciadas y los distintos contextos territoriales. Este es el informe para un proceso de solicitud de declaratoria de Alerta que más recomendaciones ha dirigido al ámbito municipal. Derivado de ello, las recomendaciones establecen con mucha claridad la coordinación entre el ámbito municipal, estatal, federal, incluso, la participación de organismos internacionales de derechos humanos y la identificación de la competencia por nivel de poder.

En el informe se establecen recomendaciones que permiten responder a aquellas violaciones a derechos humanos que se identificaron de emergencia y, al mismo tiempo, se colocaron recomendaciones que, a través de políticas públicas, tengan como resultado final erradicar la violencia feminicida.

En el informe se señala que para el seguimiento de las recomendaciones, se utilizará la estructura de los indicadores de cumplimiento progresivo de las obligaciones en materia de derechos humanos, en concordancia con lo definido por la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres y los indicadores relativos al cumplimiento de la Convención Belém do Pará.

Este informe contiene recomendaciones bajo cuatro principios transversales que son: El acceso a la información, la participación ciudadana, las políticas públicas desde la igualdad y no discriminación y el acceso a la justicia. Además, se emiten recomendaciones específicas por modalidad sobre violencia feminicida, así como desaparición forzada, violencia familiar, comunitaria, laboral, docente e institucional.

Algunas de las recomendaciones que quisiera mencionar son:

  • Garantizar el presupuesto adecuado para que las capacidades institucionales sean suficientes para cumplir con cada una de las recomendaciones, pues es fundamental una distribución del presupuesto municipal, acorde a problemáticas diferenciadas por municipio.
  • Fortalecer las capacidades del Instituto Chihuahuense de las Mujeres, para facilitar su función de atención y seguimiento a la política estatal en materia de violencia contra las mujeres, con personal especializado y con experiencia que ha consolidado el Instituto.
  • Establecer sanciones institucionales para quienes incumplan con cada una de las obligaciones que les compete.
  • Actualizar el Reglamento del Bando de Policía y Gobierno o sus similares, incorporando la perspectiva de género en los cinco municipios a los que se refiere el informe, integrando la participación de las organizaciones de la sociedad civil que promueven los derechos humanos de las mujeres.
  • Diseñar un sistema común para la rendición de cuentas en materia del derecho de las mujeres a una vida libre de violencia.
  • Establecer mecanismos de coordinación y de seguimiento del cumplimiento, a través del Sistema Estatal en materia de violencia contra las mujeres.
  • Garantizar que las autoridades encargadas de reportar la ocurrencia de violencia en los municipios lo hagan, a fin de contar con diagnósticos permanentes acerca de la repetida violencia en el ámbito local.
  • Promover el buen trato a las mujeres y niñas en los refugios y albergues que reciben migrantes.
  • Realizar las gestiones necesarias para consolidar el fondo de garantía para reparación integral del daño a las mujeres víctimas de violencia y sus familiares.
  • Garantizar la participación de la sociedad civil especializada en el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, así como de las víctimas.

Desde el Inmujeres reconocemos los esfuerzos de las autoridades municipales, estatales y federales que apoyaron en la construcción del informe. También reconocemos ampliamente el acucioso trabajo realizado por las académicas que forman parte del grupo de trabajo. Sin su conocimiento, experiencia y compromiso, no tendríamos un informe tan completo que constituye en sí mismo, un referente obligado para implementar las medidas decretadas para el estado y sus cinco municipios.

En Chihuahua no vamos a dar un paso atrás, en el Instituto Nacional de las Mujeres, tenemos como obligación promover, proteger y difundir los derechos de las mujeres y las niñas. Nuestra convicción coincide con nuestra obligación, pues desde el Gobierno de la Cuarta Transformación trabajamos todos los días para construir un país justo, un país que ofrezca justicia para todos los sectores con quienes se tiene una deuda histórica, un país que sea justo para las mujeres y las niñas, que les brinde oportunidades y derechos, que les garantice todos sus derechos.