Bajo el lema “La Memoria Resiste”, familias de Creel conmemoraron el aniversario número 13 de la masacre que enlutó a ese pueblo el 16 de agosto de 2008.

Un comando armado arribó a Creel, municipio de Bocoyna, donde disparó contra un grupo de personas que se encontraba conviviendo en una pequeña plaza. El saldo fue de 13 personas asesinadas, entre ellas un bebé de un año.

Esta vez encabezó la ceremonia religiosa Raúl Vera, obispo emérito de Saltillo, Coahuila, quien alabó el empeño que tienen las familias de mantener en la memoria este hecho tan doloroso para que no se olvide.

Como cada año, la marcha salió de la iglesia y prosiguió hasta la plaza donde ocurrió la masacre, para celebrar ahí la eucaristía.

El sacerdote Javier “Pato” Ávila recordó la importancia de mantener viva la memoria y luchar contra un sistema que siembra la violencia, la opresión y la muerte.

“Sabemos que no vamos a recuperar a los muchachos, pero recordarlos y mantener viva su memoria nos ayuda a mantenernos en pie y a luchar por un mundo diferente donde podamos vivir en paz y en armonía”, resaltó el sacerdote jesuita.