Juan Carlos Loera de la Rosa, quien fuera candidato a gobernador de la coalición “Juntos Haremos Historia en Chihuahua”, anunció en rueda de prensa que desde la Cámara de Diputados promoverán un juicio de procedencia para quitarle el fuero a Maru Campos, cuando asuma la gubernatura de Chihuahua, para que enfrente los dos procesos penales que tiene pendientes.

“El fuero la va a proteger, pero estarían los diputados federales, en su momento, pidiendo un juicio de procedencia en la Cámara de Diputados por conflicto de intereses, por inelegible y por los procesos penales porque hay suficientes pruebas, según lo dijo el Juez cuando le declaró medidas cautelares”, adelantó.

Advirtió que cuando Maru Campos asuma la gubernatura enfrentará un conflicto de intereses, pues la Fiscalía General del Estado juega un papel relevante debido a que aporta las pruebas en su contra. ¿Ahora quién hará ese trabajo?, preguntó y reiteró: “Habrá conflicto de intereses”.

“Fue inelegible para ser candidata. Estaba libre bajo fianza, le retiraron el pasaporte. Hubo amparo tras amparo. Hubo favoritismo de parte de algunos de los jueces y desde luego del presidente del Tribunal Superior de Justicia”, señaló refiriéndose a Maru Campos y a Pablo Héctor González Villalobos.

Afirmó que desde su candidatura se condujo con verdad y honestidad, principios que mantendrá durante la lucha que encabezará en contra de la corrupción.

Agradeció a todas las personas que votaron a su favor y también a quienes no lo hicieron porque, resaltó, participaron en un ejercicio democrático que motiva a seguir luchando por un mejor país.

Dijo que es mucho el respaldo que recibió en la elección, 445 mil votos que lo motivan a seguir en la lucha por la justicia y la democracia.

“El proyecto de la 4T está de pie”, enfatizó al anunciar que Morena tendrá doce diputaciones locales que fungirán como contrapeso en el combate a la corrupción.

Destacó el apoyo que recibió Morena en Ciudad Juárez, a pesar, afirmó, de las complicaciones que tuvieron las clases populares para acudir a votar debido a lo desorganizado que estuvo el proceso electoral.

“No fueron casillas contiguas las que pusieron, fueron sintiguas, muy lejanas. La gente se formaba durante horas en la fila y cuando llegaba le decían que pertenecía a la casilla contigua que difícilmente encontraba”, denunció.