Las órdenes de aprehensión contra quienes que se han comprometido con la causa de la Transformación se ven como una venganza política, señaló el delegado estatal de Bienestar, Juan Carlos Loera de la Rosa, en rueda de prensa que ofreció en Ciudad Juárez.

Loera de la Rosa criticó que por parte de la Fiscalía General del Estado (FGE) existan cerca de 40 órdenes de aprehensión en contra de ejidatarios de Benito Juárez y Constitución “que lo único que hicieron fue defender sus recursos naturales y el agua”.

Señaló como contradictorio que al arribo del nuevo Gobierno del Estado de Chihuahua, “incluso antes de que tomara protesta la gobernadora”, fue gestionar que se cerrara la puerta del conflicto del agua en la región centro-sur, pero abrió otra para meter a la cárcel, coincidentemente, a los que apoyaron a candidatos de Morena en la última elección electoral.

“Es un mundo al revés, es una injusticia lo que están haciendo, es la indecencia apoderándose de la política y del Gobierno, y del abuso”, indicó.

Dijo que el conflicto del ejido Constitución y Benito Juárez no es un conflicto artificial, pues el agua constituye la forma de vida para los habitantes de esas regiones que viven de la agricultura, mientras que el riego de las grandes nogaleras está depredando los mantos freáticos.

“El agua es de todos los mexicanos, de todos los chihuahuenses y se está utilizando como una mera mercancía”, explicó el delegado estatal.

“Eso si calienta, lo que está sucediendo con esas órdenes de aprehensión, me parece que hay una gran contradicción, muy fuerte contradicción, porque al arribo del nuevo Gobierno en el Estado de Chihuahua, una de las principales acciones que se tomaron fue gestionar que se acabara el conflicto con el agua en la región centro-sur y ahora se abre un problema contra quienes han defendido los recursos naturales como es el agua”, agregó.

Sostuvo que como delegado rechaza las acciones de violencia y que tiene que medirse a todos con la misma vara, porque en este tema hay una depredación y sobre explotación de los mantos acuíferos.

 “Esto parece que es una revancha política, lo que está ocurriendo, qué ganan con querer detener a las personas que defienden los recursos naturales, el Gobierno debe ser imparcial en todos los   casos de los defensores del agua”, añadió.

Insistió en que el problema de los ejidos de Constitución y Benito Juárez no es artificial, pues aquí se está utilizando el agua como mera mercancía que va a parar a cultivos altamente productivos que sólo los poderosos pueden mantener, porque son años los que cuidar, “y cuánta agua nos está costando, para beneficios para unos cuantos”.

Por ello, mencionó que los afectados por este conflicto son personas que apoyaron a los candidatos de Morena y son gente del pueblo, “hay que ir a ver en qué condiciones viven los ejidatarios, a los que la Fiscalía Estatal, el Gobierno del Estado, quiere meter a la cárcel.

“Vayan a ver cómo viven los LeBarón, que apoyaron a los candidatos del PRI y del PAN”, sentenció.

Loera hizo un llamado a la serenidad, la justicia y que a todos se mida con la misma vara.