Familiares de personas desaparecidas le dijeron a la gobernadora del Estado, María Eugenia Campos Galván, que no sea indolente con una problemática que mantiene a más de tres mil familias de Chihuahua sumidas en el dolor y la incertidumbre por desconocer la suerte o paradero de sus seres queridos.

Después de recorrer aproximadamente 300 kilómetros desde Hidalgo del Parral hasta la ciudad de Chihuahua, las madres, hijas, esposas y hermanas de personas desaparecidas concluyeron la jornada frente al Palacio de Gobierno, en donde nuevamente exigieron que Roberto Fierro, fiscal general del Estado y César Jáuregui, secretario General de Gobierno, les escuchen.

Desde el mes de diciembre pasado, a través del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CEDEHM), organización en donde se agrupan las familias que emprendieron esta marcha, han solicitado una reunión con las autoridades mencionadas sin que hasta la fecha les hayan concedido una cita. Esta fue la razón por la que las familias decidieron emprender esta jornada que culminó este lunes 21 de marzo.

También solicitaron mayores recursos para la búsqueda e investigación, así como coordinación efectiva entre las autoridades de las diferentes zonas de la Fiscalía.

Gabino Gómez, coordinador del área de personas desaparecidas del CEDEHM, señaló que en ningún momento de la marcha hubo comunicación de las autoridades para acordar la reunión solicitada.   

“Desde el CEDEHM seguiremos acompañando los diferentes esfuerzos que ya se planean para concretar la reunión que las familias demandan, tal como lo hicieran con los gobiernos de Javier Corral y César Duarte, por lo que éste Gobierno no debe ser la excepción. Recordamos que las autoridades fueron electas para el servicio de la ciudadanía”, señaló Gabino Gómez.