Benjamín Carrera Chávez, diputado de Morena, informó que tras el análisis del gasto de cada dependencia se identificaron incrementos no justificados en áreas como el Despacho del Ejecutivo (22%), la Coordinación de Comunicación Social (5%), la Secretaría de la Función Pública (18%) y la Representación del Gobierno en la Ciudad de México (14%), todos en el rubro de servicios personales.

Además de aumentos en materiales y suministros del 17% en la Secretaría de Trabajo y Previsión Social y del 11% en la Secretaría de Comunicación Social.

También hay incrementos en servicios generales: el Despacho del Ejecutivo 77%, Comunicación Social 45% y la Secretaría de Seguridad Pública con un 24%.

El área de comunicación de la Fracción Parlamentaria de Morena informó lo anterior a través de un boletín de prensa.

El legislador morenista destacó que, tanto en Comunicación Social del Congreso del Estado de Chihuahua, como el Despacho del Ejecutivo, se contempla un alza en sus presupuestos para el 2022, mientras que Secretarías dedicadas a la labor social y enfocadas a la atención del medio ambiente y educación tuvieron recortes.

Un caso es la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología que desde el año 2020 ya presentaba una disminución del 50% y a la cual este año pretenden recortar de nuevo a la mitad ($195 millones).

Otro caso es la Secretaría de Educación y Deporte que tuvo una reducción en términos reales del 15% ($604 millones) y también la Secretaría de Desarrollo Humano y Bien Común presenta una disminución de 10% en términos  reales.

Carrera Chávez rechazó la disminución al presupuesto para la Secretaría de Desarrollo Humano y Bien Común en $11 millones, mientras que el sueldo de las y los funcionarios públicos se incrementó en un 4% respecto al año 2021.

“Además de ilegal, es irresponsable disminuir el gasto en desarrollo social”, manifestó el diputado, ante el incremento de la pobreza a causa de la crisis generada por la pandemia de Covid19.

Destacó la omisión que se realizó en el desglose de gastos del Poder Ejecutivo que evidencia una falta de transparencia, debido a que no permite elaborar un estudio más profundo del gasto a este nivel, mientras que en el caso de la plantilla de servidores públicos, este no incorporaba en su descripción la compensación que complementa al sueldo de las y los funcionario públicos.

“El Presupuesto de Egresos omite cumplir el principio de transparencia y rendición de cuentas, ya que no existe un desglose detallado del gasto que erogará el Ejecutivo”, indicó el diputado, quien advirtió que no se encuentra disponible para consulta en la página del Congreso, ni como anexo al referido proyecto.

Expresó la imposibilidad de aprobar el Presupuesto de Egresos ante el desequilibrio en la prioridad de las áreas a atender cuando se recurrirá a la contratación de financiamiento bancario y, por otro lado, no hay una medida drástica para la disminución del gasto corriente, ni hay en el presupuesto un reflejo tangible de la supuesta política de austeridad que lamentablemente se ha quedado en mero discurso.

“Lamentablemente, como lo hemos ya dicho en algunas ocasiones en esta Tribuna, el concepto de bienestar es distinto según los privilegios de quien lo plantee”, señaló.