Familiares de algunos de los 13 migrantes que desaparecieron en el desierto de Coyame el 25 de noviembre creen que se los llevó un comando armado, posiblemente del crimen organizado, por eso confían en que las autoridades puedan encontrarlos con vida.

Durante una manifestación que hicieron en la Cruz de Clavos exigieron que intervenga también el Gobierno federal, con más policías, integrantes de la Guardia Nacional, vehículos, drones y todas las herramientas necesarias para encontrarlos.

Saben que la Fiscalía General del Estado ha hecho rastreos en la zona y no ha encontrado nada, por eso insisten en que intervenga también el Gobierno federal.